«Uno tiene su vida montada, planificada, más o menos estructurada, y el destino, o los dioses, o la buena o mala fortuna decide que la vida debe cambiar. Y tú, qué no tienes control alguno sobre el destino y muchísimo menos sobre el designio de los dioses, te quedas con cara de idiota mirando cómo todos tus planes se desmoronan ante ti. La estabilidad tiene los días contados y los sueños a largo plazo empiezan a ser utopías.»

Cuando volvamos a casa de Núria Gago.

image 

Renovarse o morir.

Dicen que los cambios siempre son para mejor y si se producen poco a poco son de los buenos. Detrás de un cambio viene otro cambio. A veces simplemente son necesarios. Cierras un ciclo de aprendizaje y tomas nuevos caminos que te permiten seguir avanzando y creciendo. Sale lo malo y entra lo bueno. La vida está en continúo cambio, de nosotros depende la forma en que nos adaptemos. Arriesga. Date la oportunidad de desechar la «basura» y continuar reinventándote. A veces vienen disfrazados como problemas, pero en realidad es porque estás más cerca de tu objetivo. Ante la incertidumbre sigue subiendo. No te pares. Fluye.

Los cambios imprevistos pueden ser oportunidades para encontrar nuestro camino

image

Los cambios te cambian. 

De eso no cabe duda. Te hacen madurar. Ya nunca volverás a la situación anterior o no de la misma manera. Un pedacito de ti cambia por dentro y lo que pensabas que era blanco ahora es negro o al revés. Tus prioridades y necesidades se invierten. Empiezas a observar y percibir las cosas con otros ojos y otra cabeza. A veces son forzados otras voluntarios. Vengan como vengan, acéptalos, no cuestiones. Ríndete y deja que la flexibilidad se apodere de ellos. No es fácil, estamos acostumbrados a vivir en nuestra zona de confort y cuando salimos de ella vienen esas sensaciones que te hacen vibrar, no se sabe si de miedo, emoción o, de todo a la vez. Al principio asusta, cuesta, duele, pero ya sabemos que nadie dijo que fuera fácil. Tiempo.

El otoño es un época de cambios. Es la estación de la madurez. Llegan nuevos proyectos y nuevas ilusiones. Los árboles renuevan sus hojas quedando desnudos ante el frío. Animales como las marmotas cambia su actividad por un estado de hibernación, otros emigran. Yo, me vuelvo marmota bajo el nórdico y es que vuelven los atrapadores edredones. Las calles se pintan de verde, amarillo y marrón. Los días dan paso antes a la oscuridad. El pelo se renueva, no hay más que ver mi cepillo. Vuelven las mandarinas y naranjas. Vuelven las castañas. Es tiempo de sopas de estrellas y letras. De abrazos de 73 grados. Vuelven los tardeos. Es la única estación del año que nos regala una hora más de vida.👌🏼

Ya lo dijo Darwin: «No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente sino la que responde mejor al cambio

Corto y cambio

image