image

«Somos el tiempo que nos queda,
la vieja búsqueda, la nueva prueba
Yo tampoco sé vivir, estoy improvisando
pues cada uno tiene que ir tirando a su manera.
Hay quien se desespera, verás,
el tiempo, a veces amigo del hombre,
todo lo deja atrás.
En la carrera la fatiga es normal
por eso hay que parar a respirar
Mira, el final es para todos igual.»

Violadores del verso

image

La vida está en constante movimiento. Nunca podremos regresar al pasado, ni repetir el día que ya pasó. Tampoco tenemos futuro, el futuro es sólo una ilusión. Cada día que pasa ya has sufrido un cambio con respecto al día de ayer.

No os ha pasado que cuando habéis tenido un mal día, decidís iros directamente a la cama, dormir y os despertáis con otra percepción de las cosas?!. Renovados o al menos con otra percepción que la del día anterior. Si estás deprimido no significa que lo vayas a estar siempre.

Tanto en nuestro organismo como en nuestra mente se producen cambios cada día. Siempre. Nunca serás igual y nunca un día será igual que otro, por muy rutinaria que sea o nos parezca nuestra vida.

La vida es imprevisible. Nada perdura en el tiempo. Tanto para lo bueno como para lo malo. Lo mejor de esto último es que nos alivia saber que el dolor también se esfumará porque no hay mal que cien años dure (la de veces que he escuchado este refrán últimamente). Lo peor, según como se mire, es que los momentos felices también son efímeros por lo que esto debería hacernos despertar, concentrarnos y disfrutar al máximo de cada uno de ellos.

«Cada momento es único, no hay instantes vacíos.»

Mi filosofía de vida ahora, además de mi palabra favorita es…FLUYE. Fluye como el agua del mar o de un río que nunca vuelve a ser la misma porque siempre está en constante movimiento. Cómo dijo Heráclito, hace ya unos cuantos cientos de años:

 ”Nadie puede bañarse dos veces en el mismo rio.»

Todo lo que tenemos en realidad es el ahora. Acepta y celebra los cambios. Claro que no es fácil salir de esa madriguera llamada costumbre. Nosotros también cambiamos día tras día. En cada nuevo momento de la vida nosotros también somos alguien diferente. Todos tenemos una identidad que se renueva constantemente.

Cambios. Aprendizaje. Renovarse o morir.

Por otra parte, nuestra vida no cambiará si no le ponemos empeño por hacer lo que debemos para que cambie de la forma que queremos. Deja ir la idea de la estabilidad interna tal y como nos la han vendido, así podremos relajarnos y disfrutar este momento. Mañana todo cambiará.

Cuando por fin logres vivir el presente, te sorprenderá todo lo que puedes hacer y lo bien que lo haces.

Sin pensar en nada más que en este eterno momento.

image