image

Hoy me he encontrado con una noticia que decía lo siguiente: 

Caixa Catalunya, bajo la dirección de Adolf Todó, forzó a sus directores de oficina a que ordenaran a los empleados vender participaciones preferentes y deuda subordinada a clientes, familiares y amigos, disfrazándolos de productos seguros, aunque se trataba de activos de alto riesgo que acabaron con los ahorros de miles de familias. Un director de zona presionaba a los jefes de sucursal espetándoles: «¿Qué somos hombres o gusanos? Tenemos que vender, vender y vender».

Pero es que en otro de los correos electrónicos a los que ha tenido acceso okdiario.com decía:  El responsable de zona amenaza con dar “un toque de atención” si no se logran inversiones en deuda subordinada de 250.000 euros diarios. “Este no es el camino, no podemos tener vendedorcillos, debemos tener profesionales que cierren operaciones”, indica el documento.

Por un lado, me parece deplorable y pésima la actitud por parte de la dirección. No sólo por acosar a sus empleados, que es una falta muy grave, sino porque trabajabar, si a eso se le puede llamar trabajo, jugando con el sacrificio y esfuerzo de cientos de personas, eso sí que es de ser un verdadero gusano no, lo siguiente. Ahorros de toda una vida que se han ganado con el sudor de su frente y no robando como hacen los altos cargos, por llamarlos de alguna manera. No todos, claro está. Me indigno, me indigno mucho porque parte de los afectados me han tocado muy de cerca.

Dónde está el límite para decir me bajo, aunque tenga que perder mi empleo. Dónde están tus valores, tu ética, tu moral para andar jugando con el dinero de personas honradas a sabiendas de que les vas a perjudicar. ¿Nunca pensaste que podían ser tus padres o abuelos? Un empleo de mierda, sin duda. El fin no justifica los medios. Si duermes bien por las noches es porque verdaderamente eres un carroñero. Tanto dirección como empleados. Sé que no es fácil que te pongan en esa tesitura, pero existe algo que está por encima de todo y es la humanidad.

image

Por otro lado, me imagino que en esas oficinas habría algún ser sensible o quizás no, y es verdad que el dinero te convierte en una marioneta sin sentimientos. Aquellos empleados, ya hablo en general, que se sientan acosados en sus puestos de trabajo, tanto laboral como sexualmente, por favor no lo permitáis. No dejéis que vuestra dignidad, integridad física y moral, intimidad y derechos se entierren bajo tierra por un empleo que acabará destrozándote tarde o temprano.

Tenéis a vuestra disposición la página web de la Inspección de Trabajo www.empleo.gob.es/itss/web/. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social, a través de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y S.S. ha puesto a disposición de todos los ciudadanos un «Buzón de lucha contra el Fraude Laboral», donde podrán comunicar a la ITSS cualquier irregularidad laboral que conozcan. En este caso el comunicante no tendrá que aportar ningún dato personal y el buzón solo recogerá información sobre las presuntas irregularidades de las que se tenga conocimiento. En este caso la comunicación de la falta es totalmente anónima. Por ese lado puedes quedarte tranquilo/a. Si entras en la página, verás que hay otras opciones, la denuncia, en la que ya deberás facilitar datos, pero en ningún caso cuando el Inspector/a acuda a visitar el centro de trabajo revelará datos de ningún trabajador. Se suelen hacer entrevistas, comprobar documentos…etc.

No te dejes humillar y manipular. No te conviertas en un esclavo de tu trabajo.

image