mundUn mundo que no practica la austeridad es seguro que es infernal: lleno de explotación, egoísmo e insatisfacción; o sea un mundo absolutamente infeliz.

Sin austeridad no podemos saber ni ser. Estamos ubicados en un desierto lleno de egos falsos, deseosos de destruir al otro para así obtener más placer y poder. Nadie quiere ayunar, ser vegetariano, tener una casa pequeña, tener solo lo suficiente. Porque nadie sabe la medida de lo que necesita porque han sido vencidos por la necesidad y la ignorancia.

Sin austeridad la vida termina dramáticamente. Todo es destruido por el egoísmo y la ansiedad desmesurada de las personas. Habitan un planeta que no es suyo y lo destruyen por su negación de la verdad de todo. Solo quieren que sea su verdad la que prevalezca y eso los lleva al pantano de la podredumbre. Se pudren de deseos maliciosos y egoístas  y así, contaminan las aguas que luego beben todos.

image

Un mundo sin austeridad, es un mundo de asesinos a sueldo donde por unos céntimos matan a sus familias o hermanos. En él reina el diablo vestido de poder, sexo, comida basura y grandes coches.

LA AUSTERIDAD ES IMPRESCINDIBLE PARA EL CRECIMIENTO DE LOS SERES HUMANOS

Vivimos en una humanidad caótica, producto del abuso de los placeres mundanos, por ello dedicamos todo el esfuerzo para nuestra propia satisfacción. Una sociedad cegada por la explotación solo puede ver aquello que le interesa para su placer y comodidad. Este hecho le ha llevado a la pérdida de la esencia de sí misma. El individuo está perdido en un abismo de placeres, que solo le llevan a necesitar más y, de ese modo se va alejando de la realidad de si mismo y de la vida.

Austeridad en la comida, solo comer lo necesario ni más ni menos, comemos como bestias sin control ni conocimiento.

SER AUSTEROS EN EL TRABAJO, COMO MEDIO PARA OBTENER LO NECESARIO PARA VIVIR

090301_austeridad_alcalde-540x320

Una vida ignorante nos lleva a ser presos de una sociedad que nos conduce al caos más brutal por el consumismo absurdo sin límite. Si tengo demasiadas necesidades preciso, preciso más medios materiales para mantenerlas y como consecuencia, necesito trabajar más. De esta manera, ocasionamos una sobreproducción que nos lleva a un agotamiento de los recursos naturales. A partir de ahí todo adquiere tintes dramáticos. Una parte de la sociedad pasa hambre, mientras la otra se mata por obtener mayores beneficios.

La austeridad que no decidiste por tu propia voluntad, ahora la has de vivir por la fuerza: en la miseria, en la pobreza, en el pánico o en el miedo.

Si hacemos un esfuerzo y un sacrificio por vivir en mayor austeridad, despertaremos del letargo de una realidad que hemos creado, que es falsa y nos lleva a la falsedad de nosotros mismos y de la vida.

En la medida que venzas el deseo a satisfacer tus sentidos y tus necesidades egoístas, serás libre. Podrás acceder al conocimiento de ti y de la vida.

Nunca sabrás que lo que es la libertad y la felicidad hasta que dejes de estar dominado por el hambre, la sed y el sexo. Es lógico que mientras tengas este cuerpo, tengas estas necesidades. Si no eres tú quien manda en esta relación, eres un fracasado y aunque tengas mucho conocimiento, serás infeliz.

«Es sencillo ser feliz, lo difícil es ser sencillo.» Mario San Miguel

 

De: El viaje más afortunado